José Ernesto Espinosa

Nació en Paraná (Entre Ríos), en 1962. Estudiante de la Escuela Municipal de Bella Artes de Paraná. Discípulo de León Untroib. Primer premio del Concurso del Mercado Central de Buenos Aires (1995).

Sus principales muestras tuvieron lugar en el célebre Café Tortoni de Buenos Aires (1993), el Centro Cultural Lanús (1993), desde 1995 en la muestra permanente en la Feria de San Pedro Telmo (Domingos, Plaza Dorrego), Exposición de Filete Porteño en El Locro de Madrid (1998), Museo Sempere de Burzaco (1999), Escuela de Bellas Artes Manuel Belgrano de Barracas (2002), Museo de la Ciudad de Ranchos (Provincia de Buenos Aires).

Sus trabajos pueden verse en el Mercado de San Telmo, el frente de Corrientes 348, Pantaleón del Abasto, Zapatos de Tango Darcos, Tanguería La Yumba (Hamburgo), Ty Tango en Maison de Quartier de Conleau (Vannes, Bretaña) y milongas y tanguerías del Distrito Federal (México), Islandia, Australia y Colombia.

 

Héctor Bonino

             Ya desde muy chico, de los 6 años, demostró su inclinación por el dibujo y la pintura. En la escuela primaria era el encargado elegido para dibujar en el pizarrón, la carátula del mes; trabajo que hacia con gran entusiasmo, poniendo siempre lo mejor de si. Su esmero y voluntad era tanta que los maestros no dejaban de felicitarlo continuamente e incentivarlo en su desarrollo artístico.

           En quinto grado sus padres, por consejo de sus maestros, lo mandan a dibujar con un maestro y ya en sexto grado, 1947, gana el primer premio en el concurso, tema “la paloma mensajera” de la Colombófila Argentina, otorgado por el entonces Ministro de Educación, Dr. Ivanicevich, quien se lo entrega en un acto, en la Plaza Grigera de Lomas de Zamora. Este gran premio de la Provincia de Bs. Aires, lo empujó a decidir su vida en la carrera artística. Fue entonces cuando se inscribe en la Academia Nacional de Bellas Artes “Manuel Belgrano” y luego completa el ciclo en la Superior “Prilidiano Pueyrredón”.

            Después de 8 años de estudios, en 1956, egresa con el título de profesor de dibujo y pintura. Recorre provincias Argentinas como santa Fe, Córdoba, San Luis, Mendoza; volviendo a Buenos Aires (Porteño de nacimiento) con un enorme bagaje de experiencias, decide definitivamente dedicarse a lo que fue siempre su salida económica; “EL FILETEADO”. Este oficio que realizó en carrocerías, lo acompaño con trabajos de publicidad sobre diversos materiales, como carteleria en chapa, paredes, vidrieras, toldos. Su prestigio lo gano en gran medida como fileteador y letrista de dorado a la hoja sobre cristales; oficio de pocos muy buscado por la década de los 60.

             En esa época se instaló con su taller en Llavallol, ciudad donde vivió su niñez, su juventud y actualmente vive como jubilado; sigue en la tarea de encontrar una manera de crear; no como quisiera, sino como puede, con todas sus contradicciones de artista plástico (esas peleas internas que brotan en sus últimas pinturas abstractas) son un ejemplo de esa busqueda.

 

Alfredo Genovese

Nace el 24 de noviembre de 1964, en el barrio de la Paternal, de la ciudad de Buenos Aires, en Argentina. En 1984 ingresa a la escuela Nacional de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón, donde descubre con asombro la ausencia del fileteado en los programas de estudio. Dos años después, conoce las reglas del oficio del fileteador tomando clases con el maestro León Untroib.  A partir de allí va cambiando su trabajo de letrista por el de fileteador, hasta que en 1988 finaliza la escuela decidido ya a vivir haciendo esto último; pero un lustro de viajes ininterrumpidos lo obligan a desempeñarse en los mas variados oficios.
Toma también contacto con uno de los últimos maestros fileteadores de carros, el septuagenario Ricardo Gómez, (discípulo de Carlos Carboni) con quien aprende los pacientes secretos del oficio de filetear carros.

De este soporte tradicional Genovese pasa a componer sus fileteados sobre el cuerpo humano, con diferentes pinturas pero con la misma técnica, y en 1999 realiza la campaña publicitaria para Muchmusic, fileteando el cuerpo de modelos y destacados musicos de la Argentina. Trabajo además en el desarrollo de imagenes publicitarias para marcas Desde 1998 dicta cursos de filetado porteño en el Centro Cultural Ricardo Rojas, de la Universidad de Buenos Aires y desde el 2000, cursos de fileteado sobre cuerpo en Kryolan Argentina. Participó en el European Bodypainting Festival (Seeboden – Austria, 2002), en la 1ªConvención Internacional de Tatuaje y arte corporal (Buenos Aires, 2003) y en el Primer Encuentro Mundial de Arte Corporal, (Caracas, 2005) realizando además diseños para importantes tatuadores.

La recopilación de material teórico y sus investigaciones sobre la iconografía del filete, sumados a su experiencia docente , le permiten dictar talleres y conferencias en Argentina y en el exterior. Cuatro son sus libros publicados: Tratado de fileteado porteño, (2003, Ediciones Deldragon y 2007, Grupo Ediciones porteñas) Fileteado porteño, primer libro bilingüe (2004 y 2007, Grupo Ediciones Porteñas) Filete Porteño, realizado para la Secretaria de Cultura (2007, Secretaria de Cultura del GCBA) y Manual del Filete Porteño, (2008 Grupo Ediciones Porteñas)

 

 

Fernando Memo Caviglia

Nacido en el barrio porteño de Mataderos en 1972. Cursó los estudios de Bellas Artes en el Colegio Nacional Fernando Fader.

En 1989 Comienza a trabajar en Mataderos en el taller del fileteador Manolo Fleitas, aprendiendo la técnica del fileteado tradicional sobre carros y camiones. A partir de ese momento inicia una etapa de investigación y desarrollo del estilo más antiguo de este arte.

A partir de 1993 Se desempeña como fileteador en una de las pocas fabricas de carros que aún quedan en Buenos Aires.

En 1997 Realiza su primera exposición en el centro cultural Ricardo Rojas. De ahí en más comienza una serie de exposiciones individuales y colectivas a lo largo de su carrera, a la par que dicta diversos talleres y seminarios. Su obra se direcciona hacia el filete porteño más tradicional sobre carros y camiones.

A partir de 1998 trabaja como fileteador junto al restaurador de carruajes Carlos Collucci.

Entre el 2000 y el 2005 ha llevado sus obras a países como Italia, España, México y Paraguay.

En 2005 abre su actual taller de fileteado en la ciudad de Buenos Aires, en el barrio de Mataderos.

Varios de sus trabajos en carruajes han obtenido premios en desfiles y exposiciones de los centros tradicionalistas de provincia de Buenos Aires.

Actualmente el filete porteño se fue ganando su lugar como imagen que identifica a Buenos Aires, se lo puede ver en publicidades, cartelería,  merchandising, frentes de comercios, y ha llegado a exposiciones en salas de arte. Pero su historia es extensa. Desde fines del siglo XIX los fileteadores vienen dando color a la ciudad.  Pese a las distintas prohibiciones municipales que casi extinguen éste arte popular, a través de los años un puñado de artistas anónimos han resistido a la monocromía y la uniformidad con sus trazos coloridos, haciendo pasear su arte por las calles, sobre las ruedas de carros, camiones y colectivos. 

Memo Caviglia mantiene ese legado, su taller es el último en Buenos Aires donde todavía se puede ver  filetear un carro o un camión al estilo tradicional.

Se lo puede definir como un fileteador auténtico,  ya que su trabajo rescata las raíces y la esencia del verdadero filete porteño.  Intentando que éste arte no se convierta solamente en una imagen vendible para el turismo, sino trabajando para darle identidad a Buenos Aires, para devolver el fileteado a las calles. 

En la actualidad más de 500 carros y camiones dan muestra de su obra. Con más de 20 años de trayectoria, se ha consolidado como uno de los referentes más importantes de éste arte argentino.