por Fernando Memo Caviglia
Buenos Aires, Viernes 3 de Agosto de 2012
Cine El Plata
-Discurso inicial de Apertura del  Primer Encuentro de Fileteadores

Muy buenas tardes, bienvenidos al primer encuentro de fileteadores.

Me toca hoy, la tarea de tratar de explicar el sentido de este encuentro, pero quisiera comenzar dando un profundo agradecimiento. Creo que es una muy buena práctica la de agradecer. En primer término a Pedro Aparicio, director general de museos, quien tuvo esta iniciativa y nos convocó para organizar este evento. Muchas veces los fileteadores hemos advertido acerca de la indiferencia de los organismos oficiales con respecto a éste arte porteño, y seguramente a lo largo de estas jornadas tendremos muchas cosas para decir al respecto.

Pero no seriamos justos, si no destacamos cuando gente como él, estando en lugares de decisión, pone todo lo q tiene a su alcance para apoyar y difundir al filete porteño. Hago extensivo este agradecimiento, a Mariano, Lorena, Arturo, Claudia, y a todo el equipo de la DGM que  a trabajado para el evento. También queremos agradecer a los oradores de lujo que tendremos hoy. ¿Que podemos decir de Nicolás Rubió?, que dedicó junto a Esther Barugel, toda su vida a difundir, apoyar y documentar el trabajo de los fileteadores, a ninguno de los colegas que  estamos hoy aqui, nos alcanzan las palabras para agradecerle por su obra. Al arquitecto Jose Maria Peña, quien mientras fuera director del museo de la ciudad atesorara la primer colección de obras de los maestros fileteadores. A Julia Zemboraim que  se ha lanzado con mucho sentimiento a la ardua tarea de realizar una nueva investigación profunda y detallada, sobre el filete porteño.

También queremos agradecer a un grupo de amigos que ha trabajado fuertemente de manera voluntaria y dando lo mejor de sí, para colaborar con nosotros en tareas de prensa, relaciones, documentación y logística, a César, Mariana, Romina, Juan, Christian, Pablo y tantos amigos y familiares que  pusieron el corazón en esto. No está demás agradecer a todos los aquí presentes por interesarse por nuestro trabajo. También merecen un aplauso los fileteadores que han trabajado fuertemente en la organización, y cabe destacar el clima de amistad, de compañerismo, de voluntad q se ha generado. El trabajo en equipo, sin individualismos, sin protagonismos, ni mezquindades, fue lo que primó, creo que no muchas veces se ha generado este sentimiento de hermandad, dónde nos hemos reconocido en el otro, no como competidores, sino como verdaderos colegas.

Pero volviendo al tema que nos reúne. Vamos a hablar de que es lo q queremos generar con este primer encuentro de fileteadores.
Hemos dicho en la convocatoria, que queremos sentar las bases de una identidad realizada por sus actores. ¿ Qué queremos decir con esto? Vamos a dar un ejemplo. Si alguien nos preguntara…

¿Qué es el filete porteño?  Se supone que en un encuentro de fileteadores todos sabríamos la respuesta, pero lo cierto es que  seguramente algunos dirán que  es un arte, otros un oficio, una artesanía, un tipo de decoración, un estilo pictórico… no hemos llegado a un consenso. Todavía se escriben notas o pequeñas investigaciones que nos siguen diciendo que el filete viene de Italia, todavía existen algunos distraídos que aseguran que es un oficio en extinción, queda demostrado en este encuentro que hay muchos más fileteadores de los que creemos, que el fileteado esta en desarrollo, en expansión, y que es éste quizás, el mejor momento de la historia del filete.

Pero para que éste desarrollo tenga una dirección interesante, es necesario sentar esas bases, sintetizar una definición, reconstruir una historia coherente, detectar que es lo que lo diferencia de otras decoraciones y le da identidad. Y quien mejor q los mismos fileteadores y quienes han investigado profundamente el tema pueden abocarse a esta tarea. La mejor manera que hemos encontrado es intercambiando, debatiendo, transfiriendo nuestra experiencia, cotejando estilos, mostrando nuestro trabajo.

En estas jornadas hablaremos de la historia, ya que es necesario profundizar en su esencia, consensuando que es filete y que no es, para que no se convierta solamente en una imagen vendible para el turismo, sino que se desarrolle desde bases solidas y autenticas.
Hablaremos del patrimonio, porque en estos más de 100 años de fileteado en buenos aires, se han preservado muy pocas obras, no contamos con un museo del filete, ni un lugar dónde la gente pueda apreciar lo realizado a lo largo de estos años. Si no fuera por algunos particulares, no contaríamos con carros, camiones ni colectivos dónde tantos maestros han plasmado su trabajo. No existe una gran documentación, ni se ha producido tanto material bibliográfico como sería deseable. Para que queden precedentes para las futuras generaciones.

Tendremos la oportunidad de debatir acerca de la enseñanza, ya que si algunos consideran al filete como un estilo pictórico, no está claro porque está ausente de la enseñanza académica, ni siquiera como materia extracurricular en ninguna escuela de arte, y muchas veces la transmisión del conocimiento queda librada a la iniciativa de algunos maestros, pero también al oportunismo de algunos improvisados.

Por otra parte, si advertimos que los fileteadores no contamos con el apoyo suficiente para el desarrollo de nuestra obra, vemos necesaria la realización de Proyectos, donde lo más interesante será aportar al desarrollo y al futuro del fileteado. Imaginarnos en qué situación queremos que esté y organizarnos para que esto ocurra.

Creemos además. Que están dadas las condiciones, para darle un gran impulso a esta disciplina, el filete debe ganarse el lugar que creemos se merece dentro de la cultura argentina, para esto es necesario aportar nuevas ideas, generar proyectos, trabajar entre todos aceptando las diferencias y las distintas visiones, pero si estamos de acuerdo que el filete porteño es una de las expresiones artísticas y culturales más importantes que ha generado esta ciudad, debemos unirnos en un objetivo común, somos nosotros los encargados y los responsables de poner al filete en el lugar q se merece, y más aun, dar el reconocimiento y el apoyo que merecen los fileteadores, que somos verdaderos trabajadores de la cultura. Y que  día a día damos nuestro pequeño aporte a la identidad de Buenos Aires.

Ojala este arte que en otros tiempos nos han arrebatado por decreto y ordenanzas municipales, vuelva al corazón de nuestra gente e inunde las calles con su colorido.

Nada más muchas gracias.

Fernando Memo Caviglia, 3 de Agosto de 2012

Nacido en el barrio porteño de Mataderos en 1972. Cursó los estudios de Bellas Artes en el Colegio Nacional Fernando Fader.

En 1989 Comienza a trabajar en Mataderos en el taller del fileteador Manolo Fleitas, aprendiendo la técnica del fileteado tradicional sobre carros y camiones. A partir de ese momento inicia una etapa de investigación y desarrollo del estilo más antiguo de este arte.

 

 

 

 

Este artículo  está bajo una licencia Creative Commons Atribución 3.0 UnportedCopyleft 2012  Fileteadores.com. El contenido de este artículo puede ser reproducido libremente en forma total o parcial, y se agradece se cite la fuente.